PROGRAMAS HSE

PetroAlianza implementa prácticas de seguridad para alentar al personal a reducir y prevenir los riesgos. Llevamos a cabo una serie de acciones, como la identificación de peligros y la evaluación de riesgos, la implementación de prácticas seguras, las mejoras tecnológicas y la capacitación a fin de concientizar a los colaboradores. Aspiramos a brindar un entorno de trabajo de calidad y a promover la conciencia acerca de las prácticas saludables entre los colaboradores

Sistema de gestión integrados

PROGRAMAS DE SEGURIDAD

Movimiento Inteligente PetroAlianza (MIP)

MIP (Movimiento Inteligente PetroAlianza) es un programa que se basa en desarrollar habilidades que permiten fomentar una cultura de control para nuestro cuerpo y comportamiento seguro de nuestro personal.

Un entorno y una fuerza laboral saludables para un mayor valor compartido. Un enfoque dedicado a promocionar la salud en el trabajo, que consiste en brindar la oportunidad al personal, en adquirir y mantener hábitos saludables en el entorno laboral que influyan de forma positiva en su bienestar y en el funcionamiento de la empresa.

Conducción Inteligente PetroAlianza (CIP)

El programa CIP (Conducción Inteligente PetroAlianza) busca mejorar las destrezas existentes en cuanto a la conducción de los vehículos livianos y pesados de la empresa, así como también en promover una conducción sin eventos de colisión en el entorno de PetroAlianza y fuera de él.

La conducción inteligente considera al ambiente, al individuo y al vehículo como partes de un sistema, donde se interrelacionan sus componentes. El conocimiento de estos subsistemas y su interrelación condicionan fuertemente el nivel de desempeño. Efectivamente, las condiciones climáticas, las características del camino, los estados de ánimo y el nivel de mantenimiento del vehículo son claves a la hora de conducir seguro. La conducción considerada como actividad inteligente comprende la interacción entre esos tres importantes factores.

Programa de Seguridad basado en el comportamiento (SBC)

La implementación de este programa genera una visión orientadora y suministra procedimientos flexibles que permiten evitar los comportamientos de riesgo y promover los seguros. Es un programa diseñado para influir en las acciones de nuestros colaboradores hacia resultados más seguros, idealmente mediante la prevención de un accidente o lesión antes de que ocurra. La implementación de un programa de seguridad basado en el comportamiento (SBC) es la forma más completa para que la empresa promueva la seguridad, elimine los peligros y prevenga lesiones.

Cuando se implementa correctamente, un programa de seguridad basado en el comportamiento puede proporcionar recompensas positivas para cambiar el comportamiento inseguro, reducir las lesiones relacionadas con el trabajo, minimizar las horas perdidas de producción y mejorar la moral del lugar de trabajo, elementos esenciales para crear una sólida cultura de seguridad. La seguridad basada en el comportamiento es importante porque más del 80% de todos los accidentes ocurren debido a las decisiones que tomamos y nuestra forma de actuar, es decir, nuestro comportamiento. La seguridad está en gran medida bajo nuestro propio control. Actos inseguros, en lugar de condiciones inseguras, son la causa principal de la mayoría de los incidentes.

Programas de Gestión Ambiental (3R’s).

Todos los residuos generados en operaciones donde no existan regulaciones de gestión ambiental del cliente, serán manejados de acuerdo a las pautas generales de las 3R (Reducir, Reutilizar Reciclar) así como la clasificación, acopio, transporte y disposición final, se realizan de acuerdo a los procedimientos internos.

A efectos de llevar una trazabilidad de los residuos generados, se deberá llevar a cabo controles mensuales liderados por el departamento HSE, aun cuando existan regulaciones de gestión ambiental de los residuos por parte del cliente.

Nuestra organización está enfocada en disminuir siempre la contaminación desde su origen, en este sentido tiene como estrategia una constante disminución en la generación de residuos que son producto de sus actividades. Este objetivo se puede alcanzar mediante la reducción de la demanda inicial, la reutilización de materiales, su reciclado y mediante la recuperación de energía cuando sea posible. Donde estas opciones no sean practicables, se proporcionará un tratamiento ambiental seguro, es decir llevar a cabo las mejores prácticas en el tratamiento de disposición.